jueves, 22 de abril de 2010

Es...inevitable


Es inevitable no perderse de vez en cuando... Preguntarse una y otra vez para que estás en éste mundo; tal vez, porque algunos Domingos lluviosos te azota la soledad.

Es inevitable no enamorarse de alguien, quizá la persona menos esperada, en el momento menos oportuno, y de repente te ves envuelto en un huracán de emociones donde apenas te puedes mantener de pie.

Es inevitable no perder a alguien que amas, no verlo nunca más o perderlo aunque esté tan cerca y a la vez tan lejos que entiendes al fin lo que significa la palabra "tortura".

Es inevitable no pensar en tu muerte, preguntarte como será, cuando, donde o tal vez con quien, a que edad y como te encontrará ese momento.

Es inevitable no ir, no venir, no caminar, correr, descansar, y pensar en las cosas que nos pasan a diario, cuando un día te cambia la vida para bien o para mal, pero seguramente lo cambia para siempre, y nunca más las cosas son iguales.

Es inevitable no tenerlo todo o no tener nada, ganar todo o perderlo, de eso estamos hechos para ganar o para perder, tú eliges. Tener un Dios o no tener nada, sentirse protector o protegido, calmado o lleno de ira, pagando lo que has hecho o cobrando lo que has dado. Viviendo todo a pleno o caminando de vez en cuando por las calles solitarias con ideas de terminarlo todo de una vez. Si es verdad que cuando ya no hay nada que hacer o que sentir, te reinventas... ¿Por qué se tiene que sufrir tanto...? es verdad, yo también me lo he preguntado muchas, miles de veces y el mismo día, y solo hallé una sola respuesta dentro de una serie de respuestas mediocres y sin sentido: Ése es el único camino que hay.

No hay otro, no te diré que hay un Dios justiciero ni un Dios malvado, no te diré que la mente controla todo y que lograrás el éxito imaginando como serás algún día cuando al final tengas éxito.

Solamente te digo que lo hagas, que lo intentes, que sueñes, pero que no hagas una vida de sueños. No creas que estás solo, pero tampoco exclusivamente acompañado.

Es inevitable no ganar, pero también es inevitable no perder, es inevitable no caer, pero también es inevitable no levantarse.

Todo llega, todo pasa, y los sentimientos alguna vez vuelven, otros, se mueren en el olvido y es mejor que sea así. No te revuelques en el pasado, aunque es inevitable no hacerlo. Y si en una historia de entonces el tiempo vuelve a ti y te da lo que no aprovechaste en ése momento... hazlo.

Es inevitable no llorar, no creer, no maldecir, no extrañar, no querer, no desear, no tener esperanzas, sentirse superior y luego caer en la ignorancia. Somos humanos... y es inevitable no vivir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario