miércoles, 21 de julio de 2010


¿Porcelana, cristal o diamante?

Mierda…nada más que MIERDA.

Una poderosa y maldita obsesión que SIEMPRE va contigo, y por más que lo intentas no puedes apartarte de ella, ella es el motivo por el cual ahora eres feliz…

¿Eso crees? Ella es el motivo por lo que eres una niñata infeliz, obsesa y maníaca convertida en un asqueroso saco de huesos, sangre y agua…

¿Acaso eso es lo que buscamos? No creo, pero ese es el final de esta carrera.

Sales de la meta ilusionada y con muchos presentimientos para el final. Algunas se caen por el camino y otras abandonan. Las demás aguantan hasta el final…

¿El premio?

Un trofeo en forma de tumba o de cama de hospital, con la etiqueta de: ENFERMA.

Un trofeo cargado de lágrimas, trajes de luto, noches de insomnio y de recuerdos.

3 comentarios:

  1. Bonito blog Agnes, me ha encantado¡¡ Volveré de nuevo. Estas invitada al mio. Un abrazo desde mi ventana.

    ResponderEliminar