miércoles, 11 de agosto de 2010


Aquí fuera las estrellas se amontonan en el cielo como en un cuento de hadas. Incluso la luna parece sorprenderse.


Al acercarme al manzano voy pisando frutas caídas. Toco los surcos del tronco, intentando sentir como pasa una corriente de vida a través de mis dedos.


Gonzalo dice que los seres humamos estamos hechos de las cenizas nucleares de las estrellas muertas. Dice que cuando yo muera volveré a ser polvo, brillo, lluvia. Si eso es cierto, quiero que me entierren bajo este árbol. Sus raíces alcanzaran los blandos restos de mi cuerpo y me chuparán todo el líquido. Renaceré como flor de manzano. Caeré en primavera como confeti y me pegaré en los zapatos de mi familia. Me llevarán en los bolsillos, esparcirán mi seda sobre sus almohadas para dormir bien. ¿Qué sueños tendrán entonces?


Me estoy convirtiendo en un manzano, pero es un poco dificil.

8 comentarios:

  1. Hola, feliz regreso, hacía mucho que no te veía. ¿Cómo te fue en tu viaje?

    Tienes razón, somos polvo... quisiera convertirme en polvo ahorita y hacerme una estrella perdida en el inmenso y profundo universo.

    Besos bella!

    ResponderEliminar
  2. Ojalá pudiese ser temporal, para serlo por un tiempo y vivir aquello que describís. Y luego, quizá regresar. Saludos (:

    ResponderEliminar
  3. Me gustan mucho tus textos. te sigo:)
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. "Tuve una febril sensación bajo la frialdad que cae…

    de encontrarme perdida,

    perdida por estar atada,

    por estar atada a ésa vida;

    Y no tocar,

    y no ver

    lo que por ley era mío.

    Ya con mi cuerpo no pisaba más el suelo,

    Supe a mi equilibrio deshecho;

    ¡Que el seguir tibia implicaba, arroparme en mis miserias!

    ¿Caerán lágrimas de mis sombras al preguntar por mí las hadas?

    mientras las sombras, vigilaban mi corazón… ellas se quedaban heladas

    mutando a una nieve negra exquisita.

    Más cuando aquella NIEVE NEGRA se derrita

    Sólo hallarán marcas de agua en mis ojos mojados

    y la sensación terrible de escuchar

    esa tonada tierna de los ahogados...

    ¡CANTOS TRISTES!...

    entre ese sueño hermoso en el que todo sonaba

    entre el césped cortado

    entre la lluvia de madrugada

    entre la naturaleza que me ha alzado…

    Cómo un viejo árbol de manzano

    de copa excelsa, y nudosos tallos

    una bandada

    a mi parecida

    cual MARIPOSA DE FUEGO

    me resucitará al alba."



    ...Buenas selenas Agnes cronopio cornopio!!...

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado esta entrada. Tu blog ha sido un descubrimiento :)
    Te sigo!

    ResponderEliminar
  6. prefiero observarles y con alma sonreirles, aunque con esta entrada, no seria mal convertirme en polvo.
    muy agradable,^^

    ResponderEliminar