jueves, 11 de noviembre de 2010

Toto


A mi amor, que se ríe por las mañanas y bebe cafés bien cargados.
A mi amor, que es el señor de la parsimonia y el ganador al premio de hacer esperar.
A mi amor, que bromea con sus amigos y siempre sabe escucharles.
A mi amor, que sigue estando incluso presente cuando me olvido de él.
A mi amor, que me ha enseñado tanto y me ha demostrado lo que es hacerse mayor y a la vez permanecer siendo un niño.
A mi amor, que es la ola más preciosa y fuerte del mar que todavía debo navegar.
A mi amor, sincero, fuerte como una roca, sabio como un filósofo, tan hermoso como una estrella del cielo.
A mi amor, que ha sabido hacerme entender que la felicidad no llega un día por casualidad sino que es un deseo conquistado que hay que defender.

2 comentarios: