domingo, 5 de diciembre de 2010

5 de Diciembre, podríamos decir que ya estamos en Navidad.
Navidad.
A mucha gente le gusta, por los regalos, la religión, el concepto de poder estar con la familia, el recibir más amor, las vacaciones, las rebajas, los turrones, los villancicos…
A otros tantos les parece una pérdida de tiempo, un gasto excesivo de dinero y de cosas sin sentido, una época de frío.
Esta entrada no va a ser un escrito de algo específico, si no varias ideas que me vienen a la cabeza o algún que otro propósito.

La verdad es que para escribir algo de la Navidad con mi propio concepto, que es el primero que puse, debería de estar más feliz, pero para ello no encuentro mucho remedio.

Ayer recorrí el centro cogida de su mano, fuimos luchando entre la multitud para no perdernos y llegar hasta la plaza mayor y ver todos los puestecitos de Navidad. Íbamos de un lado a otro, de caseta en caseta, siguiendo mis antojos y persiguiendo la felicidad.
Quizá en ese momento olvidara todo lo anterior, quizá la vivencia de ayer la debería de hacer todos los días, ya que durante un día me sirvió de terapia y de reconciliación conmigo misma. Desde esta cama, que es donde estoy, tirada como una marmota y disfrutando de las nuevas luces de mi habitación típicas de árbol de navidad, os recomiendo romper con la rutina, disfrutar de un día con la persona que más queréis, ya sea un padre, una madre, un amigo, una amiga, un novio , una novia…¡incluso un abuelo!

Me gustaría pedir disculpa a Sandra, ella sabe porque, quizás debería de haber escrito más claramente todo lo referente a ella.

¡Qué paséis un buen día bloggeros!

3 comentarios:

  1. Disculpas aceptadas :) Lo siento si he sido quizá un poco grosera contigo al escribirte mi primer comentario.
    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
  2. pues a mi me gusta la navidad creada bajo mi propio concepto!!
    saludos

    ResponderEliminar
  3. mmm...hace días que las calles gritan que llega la Navidad, pero si...poco a poco va llegando!:)
    muah

    ResponderEliminar