sábado, 8 de enero de 2011

Su caminar es lento y silencioso.
Camina a través de la monótona lluvia, pensando en voz alta.
Las gotas de lluvia son fuertes y amargas, no son tan dulces como el recuerdo. 
Camina despacio, pero aún así llega a tiempo de coger ese autobús. Se sienta con las manos entrelazadas y deja escapar ese suspiro de ausencia que la acompaña desde apenas hacía unos días.
Apoya la cabeza en el cristal empañado a causa de la tormenta y comienza a tatarear una pieza compuesta por Beethoven.
Es entonces cuando por fín articula palabra alguna. El conductor la mira sin saber a quién se dirigía, pero ella le miraba a él, con los ojos rebosantes en lágrimas, pronunciando exactamente las palabras que llevaban resonando días en su cabeza pero que no se las había dicho a nadie en particular.
- La muerte nos hizo una visita el otro día, ¿sabe usted? Me quitó lo único que tenía, mi vínculo con el mundo real y con la vida. Pero estoy aquí, es normal que esté llorando ¿verdad? Desde hace días que lo intento y no puedo, supongo que son las gotas de la lluvia, que siento envidia de ver su caída del cielo y necesito igualarlas en cantidad y sentimiento.
El conductor no supo que decir, simplemente esbozó una sonrisa triste y siguió mirando a la carretera.

7 comentarios:

  1. Oh ! que triste :(
    Te regalo un dia de sol y despejado de nubes.
    Agnes,espero que esto anime tu día aunque se un poquito.
    Un besote muy grande.
    Mery!

    ResponderEliminar
  2. Muy triste, pero a su modo precioso
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. se me fue para siempre... y ni la competencia a la lluvia podrá calmar todo..

    ResponderEliminar
  4. gracias por seguirme, tienes un blog genial :)

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso, de veras. Y triste. No puede ver mejor combinación que esa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. me gusta tu blog, muy interesante

    visita el mio cuando quieras :)

    http://elena-bananapancakes.blogspot.com/

    besos

    ResponderEliminar
  7. Me identifico plenamente porqe he vivido una situación similar... Muy buen texto.
    Besos.

    ResponderEliminar