domingo, 13 de marzo de 2011

The show must go on

La secuencia pasa a una velocidad supersónica, proyectándose en la pantalla haciendo explotar miles de colores. Cada movimiento, cada secuencia, toda variación de color equivale a un nuevo momento, a un final más y a un magnífico nuevo principio.
NOTA:Ahora me sitúo en el color blanco, símbolo de pureza, de principio; icono de labranza de una nueva historia, la continuación de toda una vida...

3 comentarios:

  1. suelo demostrar estados de animo según el color que le doy a mis uñas...
    ahora voy por colores eléctricos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa :)
    Me gusta mucho la entrada, y cada vez que me paso por aqui miro la foto del beso bajo el agua y también me gusta más y más cada vez :)
    Que envidia jaja

    ResponderEliminar