jueves, 5 de mayo de 2011

¿Conoces el ritmo con el que bailan las lágrimas sobre tus mejillas?
Esa explosión de sentimientos tan similar a unos pasos de ballet: "punta, talón, punta, talón"...
La fuerza con la que se deslizan, dejando marcas brillantes, relucientes, bellas.
Esas marcas que poco a poco se van evaporando dejando solo el calor, un calor abrasador. Un calor que es capaz de trasmitirlo todo y a la vez no transmitir nada.
Entonces ese ritmo con el que bailan las lágrimas, tan sobrecogedor como la misma tristeza, como la misma agonía que te inunda en ese instante, termina por desvanecerse dejando solo el recuerdo de lo que hubo, de lo que pasó y pudo haber pasado.
 El baile terminó, los surcos se cerraron, las lágrimas se secaron, el baile terminó.

3 comentarios:

  1. Hola preciosa, sé que lleva muchisimo tiempo sin pasarme por el mundo blogger, pero ya estoy de vuelta. La entrada me encanta, espero la próxima :D

    ResponderEliminar
  2. Es preciosa la entrada :) me encanto! :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. me ha gustado mucho tu blog!
    besitos

    ResponderEliminar