miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tenía frío y se metió en el jacuzzi de la terraza. ¿Frío? sí, parece una locura estando a finales de verano, pero incluso cuando el sol irradia aquel calor que denominamos como sofocante, hay personas que no logran derretir el hielo que cubre su corazón.

Solo se oía el fluir de las burbujas en el agua. Un sonido que se terció a ser incómodo cuando los recuerdos resurgieron de los suburbios de su mente. Recuerdos rotos y entremezclados, dèjá vu de noches sin cenar y mañanas sin desayunar. Recuerdos y vivencias de horas sintiendo el frío mármol del baño y el horrible gorgoteo de su garganta al desafiar a la naturaleza.

Alzó la cabeza para observar como la noche iluminaba la ciudad y, con cierta ironía, levantó la copa de champán que sostenía y le dedicó un brindis a la reina de la noche.

-Por ti, que siempre serás la reina y no dejarás que ninguna princesa ocupe tu puesto.

A continuación se bebió cada uno de sus pecados, hasta la última gota.

4 comentarios:

  1. Me gusta tu blog. Te sigo. Yo también tengo un blog y estoy escribiendo una historia, te dejo el link por si te quieres pasar, comentarme y seguirme www.elchicodelsombreromagico.blogspot.com Espero recibir pronto noticias tuyas. ¡Un beso!^^

    ResponderEliminar
  2. Hola, preciosas letras van desnudando lentamente la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos maravillados..

    ResponderEliminar