jueves, 13 de octubre de 2011

Tantas veces perdió lo que tanto quería;  tantas veces se subió en aquel  frío columpio y, echando la cabeza hacia atrás, reflexionó sobre la vida, indagó sobre el amor, imaginó andar sobre la luna y luchar contra el fuego.

Cuantas veces intentó ser mala, hasta que lo fue de verdad.
Cuantas veces jugó a ser mayor y a amar a los demás...hasta que un día dejó de sentir.

Una vez, amó a alguien bajo la lluvia de una tarde y esa semana fue la más feliz de su vida. Pero esos ojos  verdes se perdieron por querer tenerlo todo…Lo dulce de unos ojos verdes y lo intrigante de unos oscuros.
Más tarde encontró unos ojos compuestos por el sol y la luna, por un eclipse… Ojos que acabaran perdiéndose por los rincones de la memoria pero que nadie podrá robarlos de ahí.



De tantas cosas que hizo aprendió varias en la vida…¿una de ellas? No tener miedo.

2 comentarios:

  1. Unos ojos que no se olvidan fácilmente :)
    Como tu blog :)
    Un besote!
    Mery.

    ResponderEliminar