domingo, 13 de noviembre de 2011


Eran amigos, también podríamos decir que eran amantes. eran cómplices de miradas, eran cazadores de sonrisas y de gestos.
Él era esa parte alegre que su corazón había perdido y ella, la dura realidad que él tanto trataba de evitar.
Eran dos y a su vez los podríais ver fusionados en uno. Era desconocidos, unidos por la soledad que se abría entre todo ese bullicio de la noche y el día.
 Él era la inhalación y ella la exhalación. Él era quieto y silencioso y ella estallaba a su alrededor como fuegos artificiales. 

4 comentarios:

  1. Tan diferentes, pero muy en el fondo, en el corazón, tan iguales.

    ResponderEliminar
  2. Dos desconocidos que se conocian hasta en los huesos. Gracias por pasar siempre señorita un gusto estar por acá :)

    ResponderEliminar
  3. Acabo de encontrarme con tu blog, y creo que me vas a ver por aquí a menudo :)
    Te sigo, me gustan mucho tus palabras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No puedo evitar no sentirme tocado.

    Saludos.

    ResponderEliminar