miércoles, 23 de noviembre de 2011


No sé lo que siento.
No sé a dónde voy, ni a dónde puedo ir.
Me siento desorientada, 
sumida en una profunda niebla que se mete en mi mente
 y oscurece todo lo que va encontrando a su paso.
Todo allí es grande.
 La soledad, con sus mil rumores desconocidos, 
vive en aquellos lugares
 y embriaga el espíritu con su inefable melancolía.

(Gracias, amigo Bécquer, por inspirarme en mis malos momentos)

6 comentarios:

  1. "Todo allí es grande.
    La soledad, con sus mil rumores
    desconocidos..."

    Ese sitio siempre es amplio y denso.

    Me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Yo me siento también muchas veces desorientada, sin saber cuál es el paso siguiente, o ni siquiera qué hago o qué está pasando... (Bécquer, sus versos y sus prosas...)
    Muy buena entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente texto. Quizás sea el momento de mirar bien adentro tuyo y preguntarte que pasa. Ver como van las cosas, que es lo que está generando eso.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre digo el mismo consejo, escucha a tu corazón, porque al fin y al cabo, es él el que sufre..


    te sigo! :)

    ResponderEliminar