miércoles, 25 de abril de 2012

Welcome to my life- Meg

Meg acudió al café de siempre con su cuaderno rojo salpicado de bellos grabados asiáticos. Se acurrucó junto al cristal empañado de lluvia y se acomodó en el sillón de terciopelo azul.
Personas pasaban frente al crital sumidas en sus propias vidas, empuñando diversos paraguas, ocultándose de la lluvia.
Hipnotizada por sus propias palabras, permaneció minutos pasando por alto a todo aquel que desde el exterior estaba dispuesto a ofrecerle su amor.
Ella esperaba; esperaba a la misma luz, ese fogonazo de sentimientos que deslumbrara su alma y desbordara centelladas de oro por los bordes de su corazón.
Durante mucho tiempo, Meg visitó lugares equivocados, prestó su deseo de luz a varios faros apagados, pero no desistió, mantuvo una llama de esperanza encendida hasta que la luz de unos preciosos ojos verdes le incendió el corazón.

4 comentarios:

  1. No hay que desistir. Hay que esperar y buscar hasta que, cómo tu has dicho, los ojos de alguien nos iluminen nuestro corazón.
    Me he sentido como si estuviera allí, junto con Meg. Me encanta como escribes*-*
    Muchos besos!(L)

    ResponderEliminar
  2. Las historias que transcurren en cafés me encantan sobremanera. Ojalá Meg encuentre pronto lo que espera.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. el que percevera, alcanza....y lo alcanzo..<3 de verdad me encanta tu blog¡¡ ciao :D

    ResponderEliminar