jueves, 16 de enero de 2014

Noviembre nos robó la esperanza

El crepúsculo cae y las plegarias continúan.
Los minutos pasan a la velocidad de los trenes cuando se cruzan.
¿Seguirán tus ojos brillando?

Los rayos de sol, que se posan en mis facciones,
me susurran al oído que sí.
Pero el cielo está triste, porque,
en ocasiones, llora sin parar.

¿Seguirá tu memoria recordando?
Los rayos de sol cada vez son más intensos...
¿Será esa tu respuesta?

El sol, cálido, continúa llenándome de esperanza.
Mientras, los minutos pasan y el crepúsculo vuelve a caer.

-¿Qué pasa cuando ya no queda nada?
¿Cuál es el siguiente paso?
Cuando la tristeza es la huésped que habita en tu cuerpo-

Tu luz se ha apagado y, 
 tras convertirte en polvo de estrella, 
ahora tus noches protagonizarán tu nueva vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario