jueves, 30 de enero de 2014

Poemas oscuros III


Hoy no soy, ni quiero ser.
Siento que no fui. 
Que los pasos que un día dejé a mi espalda 
han sido borrados por el mar.
Mar de monstruos, de batallas y bombardeos,
tan feroces como el mar sin vida.

Hoy no soy, ni quiero ser.
Camino bajo una estela de angustia que borra los caminos del mañana.
Niños perdidos corren siguiendo la dulce melodía de la flauta mágica.
Me miran
Ellos no son, ni serán. 
Parecen haber olvidado lo que fueron.
Se dejan llevar, no piensan.
Parece fácil: primero una pierna, luego otra; la mente vacía.
Sólo existe una melodía mágica, absorbente.

Ya no soy, no seré,
he olvidado lo que fui.


No hay comentarios:

Publicar un comentario