jueves, 25 de septiembre de 2014

Miel en las venas















Rasgarme, únicamente,
La piel para que broten palabras en forma de miel.
Dulces espasmos fragmentados
como el cristal de milano
de aquella tarde,
¿Te acuerdas? Yo tampoco

Porque me borraste las esquinas
con papel de fumar
Y marcaste, un poco más,
Las miradas de adiós a lo largo de la espalda.
Y me llegó a la columna,
Como si el humo de tu veneno sobrepasara mi piel.

Quedé paralizada, con miel en las venas.
Lágrimas aún más dulces y sangre espesa.
Así, dijiste, yo sería la medicina
Para tu garganta sin voz,  tus cuerdas vocales
Enredadas por las otras mujeres que te hacen cantar.

***
La sangre brota espesa, de estas venas enjauladas,
Que me hacen gritar en silencio,
Porque te he dado mi voz, para que tú cantes

Entre cuerdas vocales desgastadas.

4 comentarios:

  1. No te rasgues mucho la piel,
    que luego es complicado coserla ;)

    Me gusta el "¿Te acuerdas? Yo tampoco."
    A todos nos han espesado la sangre alguna vez. Y si cristaliza araña las venas por dentro. La mía está ahora, sin embargo, horchatera.

    Espero que esa voz se recupere pronto. Es bonito oírla cantar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Qué palabras más profundas, es que me gusta cada uno de los versos.
    Por cierto, el banner del blog es precioso también, un besito :)

    ResponderEliminar
  3. Creo que es lo más bonito que he leído por aquí, en serio. Es sencillamente... desgarrador. Mis esquinas aún tiemblan.
    Las tuyas, que vuelvan.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos <3
    Los comentarios son muy buenos, y las críticas también vienen bien :)

    ResponderEliminar