viernes, 5 de diciembre de 2014

Bailan, bailan las letras



A mi madre le bailan las letras.
Ya no le obedecen las palabras impresas, 
ahora escapan y juegan a desaparecer.

A mi madre le bailan las letras.
Las palabras se han atiborrado de alucinógenos y se multiplican por cuatro,
corriendo de un renglón a otro la maratón
“haber-quién-me-lee-antes”.

A mi madre le bailan las letras.
Se aprietan unas contra otras, luchan por construir una pirámide mientras
caen en el intento.
Juegan a la retórica e hipnotizan con sentimientos tristes
“no-volverás-a-leer”.

A mi madre le bailan las letras.
Porque ha retenido mucho amor en sus pupilas
porque sus ojos se han bañado en el agua salada de sus lágrimas
sin dejar que estas deshagan un surco de maquillaje en su cara.

Mi madre ya no quiere bailar con las letras.
Teme que no pueda ver
los logros de su heredero
 y que todo lo conciba al revés.

Las letras le bailan a mi madre
dicen que aún puede ver.
Le cantan en susurros alabanzas
Santa Lucía, Santa Lucía

A mi madre le bailan las letras
pero no quiere bailar junto a ellas.
Solo quiere sentarse y mirar
nuestras caras sin una máscara terrorífica delante.

Mamá quiere mirarse en el espejo
Mamá quiere pintarse las pestañas

Mi madre solo quiere cerrar los ojos
Y que al abrirlos
Las letras no bailen.




2 comentarios:

  1. Pero las letras son libres; vuelan, bailan. Que las deje escapar sin miedo, sin rabia. Que tu mamá se pinte las pestañas y salga ella al centro de la pista.
    Un besito.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  2. No tengo palabras para expresar lo que has conseguido transmitirme. Mucho ánimo y un beso muy grande.

    ResponderEliminar