jueves, 10 de septiembre de 2015

Love is to die

Alison Scarpulla


Mi locura es mi otro yo

Todo lo que sé no lo puedo decir

Escribo entera      con el cuerpo a flor de piel

La vida me recorre los brazos

El vello se me eriza con el doblez de tu espalda

Escribo entera     siento la locura como una dimensión

Dicen que el amor es morir

Pero yo sé que no puedo amar a nadie

Como nadie ama a las lagartijas ni las amaron a ellas

Jóvenes         bellas            escritoras           suicidas

Siento que en esta dimensión no hay espacio para mí.


(Fragmento de mi próximo libro de poemas)

lunes, 6 de julio de 2015

Seremos Onironautas Fanzine

Este poema forma parte de "Seremos Onironautas", 
el Fanzine que está en venta en Big Cartel
 y que próximamente llegará a Arrebato Libros

Francisca Pageo

El agua ha llegado a la orilla
Se alza y sacude mis sábanas
El colchón es una góndola
El sol brilla sobre el agua salada
Un tintineo dirige mi cama
El tiovivo da vueltas mientras se hunde
 Despacio
La caída no asusta a los niños
No gritan
Sonríen como payasos de porcelana
Caen al agua y sus columnas se retuercen
Los peces se agitan
Las algas suben a la superficie
Llegan a mi colchón
Mi columna se retuerce con el peso
Los niños payasos me apedrean desde una cueva oceánica
Una lengua de serpiente marina asoma de sus bocas pequeñas
Sus ojos son alargados    chinos
Un bebé está hundiéndose
Llora porque no le han cortado el cordón
Que le unía con la teta que quita el hambre
Un bebé juega hundiéndose con el cordón
Mientras sus lágrimas se convierten en pompas
Y se meten en mi boca
Bucean por mi garganta y se convierten en leche
Mi columna se retuerce y de mi pecho crece
un pezón rosado.

Mis manos están tirando del cordón

La boca del bebé muerde mi pecho.

aparece este poema junto al anterior publicado)

martes, 16 de junio de 2015

La vida por la lengua

Henar Bengale

"Al final del asunto siempre es la muerte"
Anne Sexton

La mayor parte de las noches no puedo dormir
mi mente se pasea en camisón por las pasillos
pensando en el movimiento que hacen las agujas
al hincarse en la piel y coser las heridas.

Mi vida en la lengua        en los dientes
toda mi vida escrita con hilos negros
a lo largo de mi lengua
de la boca del estómago
en la cavidad del ombligo.

De noche me caso con mi cuerpo
así sólo será mío y no tendré que huir
de las manos rudas y ásperas.

Yo hice esto, ni tú, ni el muerto.
Por las noches no puedo dormir
porque quiero que mi cuerpo sea solo mío
sentir mi lengua doblarse en acto de reconciliación
y que mis dedos largos y suaves
me bañen en pintura fértil.

(esta semana pondré a la venta 
una tirada de 40 ejemplares del Fanzine
no os lo perdáis) 

lunes, 25 de mayo de 2015

Diario III

Laura Makabrescu

"La vida de antes no es más que un recuerdo anestesiado 
y la de después se susurra como una promesa imposible."
Delphine De Vigan

Bajo la persiana con un golpe seco, observo la luz que se filtra por sus agujeros.
Me dirijo a la cama, 
siento un puño retorcerme el estómago
la sangre se hiela en mis venas
la palabra miedo azota mis oídos. 

Me agazapo en la cama, bajo las finas sábanas de mayo.
Click.
Mi mente chasquea, pienso automáticamente. 
Los recuerdos cogen carrerilla y se amontonan
en la cuenca de mis ojos.

Click, como si fuera la hija de Joan Didion y el miedo se llamara "Camuñas".

Se replega el agujero que tengo en el estómago
me aspira por dentro.

Un día tuve una aurora boreal ante mis ojos. 
Un día me quedé seca por dentro.
Y al otro volvieron las aguas.
Luego la aurora boreal cesó y tus cenizas colorearon el cielo.

La cama me absorbe y me mantiene dentro
mi "Camuñas" se asoma con ojos negros.
Yo cierro los míos.
Esto no es real. 



jueves, 14 de mayo de 2015

Pesadilla-interior

Alfabeto#1

Siento que todavía no soy nada
todos a mi alrededor hablan
de maternidad
y yo
solo
siento patadas
en mi estómago
vacío
no hay vida solo un hilo
inánime que cose 
las heridas que
se infectan en mi lengua.

Alfabeto#4
Me acuesto con mi cuerpo
pero no escondo
los hilos de alambre
cosidos entre lo material
y mi mente.
Mi pulpa en mis manos
toma mis yagas 
el colpaso de quien me ama
(yo)
ha roto el miedo.

(Podéis encontrar estos dibujos 
y otros igual de maravillosos aquí.
Gracias Do Re y Mi)


viernes, 8 de mayo de 2015

Seremos onironautas

Collage de Francisca Pageo
Todas las noches sueño, no falta ninguna en la que no recuerde lo que he vivido en mi subconsciente onírico. Por ello, desde hace unos cuantos años tengo una libreta pequeña, de tacto suave y color violeta, en la que escribo lo que me parece más emocionante, triste, alegre, o malo de mis sueños. 

En la Escuela de Escritores a la que acudo a veces a realizar cursos, participé en uno sobre "Soñar, recordar y escribir" donde conocí a gente muy interesante, de la que  no guardo ya mucho contacto pero cuyos sueños me llenaron de inspiración. Debido a la brevedad del curso y a la diferencia de edad (yo era con creces la más joven) me quedé con las ganas de hablar con mis profesoras para formar un proyecto, ya fuera fanzine, antología, o simplemente un proyecto sin nombre pero con materia. 

Es por eso que, después de unas semanas pensando, me he decidido a abrir una "convocatoria" en la que, si queréis, podéis inscribiros a través de un comentario abajo o mi correo    (srta.agnes29@gmail.com) con vuestro nombre o seudónimo y una página web de referencia o Twitter, para poder estar en contacto con vosotros.

Como decía antes y por si no ha quedado muy claro, este proyecto trata sobre el mundo onírico, sobre los sueños que nos retienen por las noches, a veces tensos y a veces embriagados de felicidad. 

Collage de Francisca Pageo
Contamos con la colaboración de Francisca Pageo, una mujer increíble que hace un trabajo con fotografías y collages más increíble aun. Por lo que, a parte de diseñar la portada, algunos poemas serán seleccionados para ir acompañados por una imagen exclusiva diseñada por ella. 

En un principio, he pensado que los textos tienen que ser poéticos, se admite cualquier formato, ya sea el típico poema o un poema algo más narrativo pero en el que no falte la lírica, ya que no todo el mundo comparte el amor por la poesía como tal. 

La extensión por ahora no es problema, pero preferiría que no ocupara más de una página, aunque me podéis consultar sin problema. Podéis enviarme uno o dos textos si estáis inseguros y yo elijo, o simplemente uno. Como siempre, o al menos como en la Antología de Navidad, todos los textos son válidos, no descarto ninguno ya que me parece importante que todos puedan participar y aprender de sus compañeros de proyecto. Claro está, que es importante que el texto guarde coherencia, aunque se trate de un sueño,que esté bien escrito. 

Podéis enviarme vuestros archivos a partir de este fin de semana hasta finales de mayo-primera semana de junio. Si necesitáis más tiempo por favor contactar conmigo previamente y actualizo los datos para que los que vayan apurados puedan relajarse unos días más. 

Gracias a todos y espero contenta vuestros comentarios.

Abrazos primaverales y alérgicos

P.D: Si alguien tiene dificultad para recordar los sueños también puede contactar conmigo, tengo experiencia con ello y después de cursar "Soñar, recordar y escribir" recogí diversas pautas para el reconocimiento de los sueños, páginas webs curiosas e incluso tengo un libro de significados muy interesante. 

martes, 28 de abril de 2015

Ochenta por ciento agua

Fotografía de Alex Currie. Sin ella no hay texto

El mar es  todo
y   me absorbe 

El mar es la guillotina
     entra en mis pulmones

El mar es oscuro y 
oscuros son mis pensamientos
cuando 
feroz
se acerca sobre el oleaje

El mar es un todo 
--
Ahora quédate quieto y observa
la imagen 
Observa la oscuridad que hipnotiza
tus ojos
Ahora siente
la profundidad 
cómo la imagen te mece
distorsiona tu mente 
se mueven las aguas
tus pulmones se llenan
no sientes más que frío
no puedes respirar
aspira fuertemente
el agua ha colapsado 
tus conductos
el agua se desborda
por tu boca
de tu boca
nacen las algas
de tu boca
asoman
los tentáculos

De tu boca
brota
vida
--

El mar es todo
 y   absorbe



sábado, 25 de abril de 2015

Diarios II


Alison Scarpulla

"¿Acaso bastará escuchar tu silencio 
para dejar de oírte en todo lo que vibra?"

"No conozco tu cuerpo si es que tienes alguno"
Chantal Maillard


El corazón se desborda de su cavidad. Late a una velocidad
estrepitosa.
Noto mis mejillas ardiendo y los poros
                                                          de mis axilas se abren
                                                                                             sudo por todo mi cuerpo.

El grito de los árboles mueve la tierra.
El eco del grito de los árboles yace en mi estómago.
Las hojas verdes caen por mi garganta.

Todo en mí es tierra, agua, sol.

Siento que los pájaros me llaman
aunque no dicen mi nombre
-ellos no saben mi nombre-
  pero me llaman

Con Chantal Maillard el 22 de abril de 2015

Ella me ha preguntado si soy El Señor de los Bosques.
Ella me ha preguntado ¿lo sientes? ¿a él, lo sientes?
Ella no sabía que su pregunta
acabaría
                                                                             por
mi piel.

Todo en mí es agua.


lunes, 20 de abril de 2015

Diarios: I

Mercedes Helnwein

"Mi escritura mira, con los ojos cerrados"
 Helene Cixous

Es 20 de abril y doy pie a un nuevo diario. 
Es 20 de abril y le grito a mi mente, vaga, empresa estratégica que me inhabilita: ¡ya basta!.
Es abril, mediados, casi finales, y el tiempo corre, 
                     vuela, navega, 
                                       se desliza, atraviesa mi cuerpo, las pestañas se caen en mitad del torbellino. 
Abril, con sus sustancias venenosas, su ronroneo estomacal, su inyección hormonal. Abril, suave hormigueo recorre mis pies. Atchis. Atchis. La alergia remolonea a sus anchas en mi nariz. Las pestañas siguen cayendo. Mis manos no pueden parar de moverse. Movimientos circulares, se acercan a mis ojos y los tocan, los rascan, los rasgan; las pestañas siguen cayendo.

Abril, recuerdos.
Abril, intimidación.

Abril es cantar a la primavera. Y a la primavera le canto no con voz, no con la fuerza desgarrada de mis cuerdas vocales. A la primavera le escribo, y aquí, en mitad de este diario loco, admito y reconozco que escribir me llena y, al mismo tiempo, me vacía.  

Siento que el Sol se dirige a mí.
 Sus 20 llamas penetran en mis ojos. 


miércoles, 8 de abril de 2015

Carta de amor a las paredes de cristal


Laura Makabresku
Podéis leerlo también publicado en Fantastic Plastic Mag

No puedo dormir porque truena mi corazón hipocondríaco. Entonces releo una de mis libretas, una de tantas, una que tiene en la portada el mapa de América y en la contraportada buena parte de Europa. Cojo otra, otra de muchas, la que tiene bordados chinos pero se compró en California. Querida Alma, escribí en una: "mi corazón padece de hipocondría, no sé si es porque te has ido y no me sostengo, o porque se han ido los demás y tengo miedo".Tengo miedo de. Tengo miedo de tantas cosas que las resumo con la misma palabra "hipocondría". Porque siento el corazón romperse contra las paredes de cristal que aparecieron aquella  noche ebria. Entonces comienza la parálisis en el cuello, y el pelo creo que se me queda tieso, la vista se me nubla y ¡joder!, dice el oculista que tengo vista de superheroe. Pero yo no soy un superheroe, porque ellos no son hipocondríacos. Luego creo que me desmayo mientras intento palparme el pulso (los superheroes están demasiado ocupados como para preocuparse por sus latidos) pero yo necesito palpar. Saber si las paredes de cristal se van a volver a romper o se van a quedar ahí, medio quebradas aguantando mi inocente y nueva obsesión por controlar el corazón que un día decidí desconectar, solo por convertir la carne en cristal.

 No puedo dormir porque pienso que te quiero, porque puede que esta obsesión sea un reflejo o un castigo. O lo que sea. Algo que merezco por hacerte tanto daño e intentar romper por completo lo que nos mantenía unidas. No puedo dormir porque tengo miedo. Y si cierro los ojos. Y ya no hay nada. Y si cierro los ojos y...


miércoles, 11 de marzo de 2015

Discharge

Ilustración de Agnes Cecile
I.
No hace frío esta noche pero siento una corriente extraña cuando me agarras la cintura. Ni frío, ni calor, ni electricidad. Me siento en caída libre. Tengo la extraña necesidad de saltar desde un helicóptero para probar las nubes, porque cuando mis labios tocan los tuyos y deslizo mi lengua por tu húmeda lengua siento azúcar correr dentro de mi boca. Un enorme algodón de azúcar rosa. Entonces me pregunto si las nubes están más ricas, si saben mejor, si tienen la misma humedad que encuentro en tu boca. Y cuando menos me lo espero estoy rellenando un formulario para flotar en el aire y caer al vacío.

II.

Siempre he disfrutado comparándome con Alice in Wonderland. Elucubrar el por qué de tanta caída y de las galletitas que te hacen cambiar de tamaño. Hasta hace poco pensaba que Lewis Carroll estaba mal de la cabeza y ya está. Luego leí que podría haber tenido relaciones con la pequeña Alice Liddell, quien supuestamente le inspiró para escribir sobre el mundo paralelo de Alicia. Pero todo esto qué mas da. La cuestión es que me siento Alicia. Una voz en mi cabeza brama mi nombre y de pronto, caen letras que forman un rompecabezas. Y caigo. Y caigo. Y caigo. Y qué nos importará a nosotros si Dogson estaba enamorado de la pequeña Liddell y si le correspondía. Solo nos importa sentir el peso del flujo cuando caemos. Cuando me besas, con la boca húmeda, yo siento el flujo del viento, el flujo de los ríos, el flujo del cuerpo humano. Mi flujo caer conmigo.

sábado, 21 de febrero de 2015

Des-embarrar

Quería dar las gracias a Nuria Pazos por diseñar la nueva cabecera del blog.
¡Es fantástica!

"¿Dónde se hallan tantos mundos de silencio y serenidad?"
Nikos Kazantzakis

Me inclino sobre mí misma y respiro
Murmuro de angustia.

Me inclino y observo los barrotes oscuros
que me visten.

Mi garganta está herida de tanta gritar.
Mis pensamientos se doblan como metal frío:

"No cierres los ojos cuando te beso".

Siento que me duelen las manos de no tocarte
y me quedo ciega de no cerrar los ojos al besarte

Me duele la sangre que no comparto contigo
me hierve el vientre porque no siente tu calor.

Es más sencillo hundirme que morirme,
mientras espero bajo este velo embarrotado

Mi garganta está herida de gritarte
y que no me oigas.

Siento que me hundo en el vacío
y tú no me oyes.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Este poema pertenece a una serie de Voces

Imagen de Laura Makabresku
“Algunas veces en el sueño nos hablan;
Algunas veces la imaginación las escucha.”
(Kavafis)

Suena profundo un rumor
Que a la hora del reposo brama, violento
Me llama dando coces de caballo en la espalda.

Oigo un susurro que no proviene de las sombras
No lo alcanzo entre las motas de luz.
A la hora de alzarme en la mañana comienza a golpear
Como en sueños el perfume de la marea
Que sumerge el reflejo de las estrellas.

Es un rubor cancerígeno que desgarra las paredes
Encefálicas
Duele en lo más profundo cuando pienso que sigue sonando
Pero
No sé si lo aprecio o es el rastro de un sueño.

Con este ruido turbio regresan los otros ecos
Desde la primera puesta de sol de mi vida
Como la música perdida en la distancia
Del primer sonido de la noche. 

lunes, 12 de enero de 2015

Thanatos

Ilustración para el texto de Leaevra
(Texto publicado en la Revista Thaumazein) 
Puede que sonría, porque vivo en un infierno
Que quema por fuera y hiela por dentro.
Sonrío porque este infierno
Longevo y opresor,
Híbrido termómetro de gritos silenciosos
Y ecos interminables,
No va a terminar nunca.
Puede que dure siempre
y los demonios nunca entren en sus jaulas 
Y los perros de tres cabezas me laman las yagas de las manos
Y las sombras de las sombras me susurren improperios.
Y las cañerías sigan sucias
Y el vómito se desborde
Y me invada el miedo
Y corra a refugiarme en los armarios endulzados
con pomo de cáncer diabético y arritmias cardiacas.

Puede que sonría porque sigo recordando
Y no puedo olvidar aunque las pastillas
hagan cola tras la cola de agujas divergentes.
¡Pínchame!
Quiero olvidar, pero sonrío
Porque no olvido
Y siento y esto perdura.
-Inferno-
¡Pínchame! ¡Líbrame de este mal!
Y que así sea.
Pero no es.

Puede que sonría,
Aunque me arrastre por el suelo
Empapado de lágrimas y de bilis.
Pero  me arrastro  y veo mi reflejo,
y sonrío con la boca, con la nariz, con la cuenca vacía de los ojos.
Pero sonrío y no se borra el gesto
de mis labios agrietados
aquí en este infierno,
de muchos “NO puedo” y demasiados “SÍ, hazlo”.

Puede que sonría
¡necia!
En este universo opaco de llantos dis-continuos
Y de prematuros olvidos.
Pero me he visto, allí,
      Aquí,
Me he visto, me he arrancado la piel
Me he arañado los ojos
he despotizado mi mente, me he despojado de mí.
Y me he quedado sola
     Aquí,
                           allí.
Con los perros enjaulados, los demonios espantados
Las sombras- LUZ y yo
Libre
De demonios y frio y calor.
Libre de voces, de silencios, de sonrisas.
Me he visto allí
Sola
Por esto sonrío ahora,
Thanatos me hará libre.